jueves, 29 de mayo de 2014

LOS MARES TAMBIÉN MUEREN

EL FIN DEL MAR DE ARAL
  
 Satélite Proba-V. Crédito:ESA

 Proba- V (Proba Vegetation) es el cuarto satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA), que asegura la sucesión de los instrumentos que estudian el crecimiento de la vegetación que estaban efectuando las Misiones  de Observación de la Tierra, que utilizan los satélites  SPOT-4 y SPOT-5.
Proba-V fue lanzado el 07 de mayo de 2013 en una misión que puede durar entre 2,5 a 5 años. Su sistema de referencia es geosincrónico en un régimen heliosincrónica.
Proba- V fue fabricado por Espacio Qineti Q NV y operado por la ESA, utilizando una plataforma PROBA.
Proba-V soportará aplicaciones tales como es el uso de la tierra, clasificación de la vegetación en todo el mundo, monitoreo de cultivos, la predicción de las hambrunas, la seguridad alimentaria, la vigilancia de desastres y los estudios de la biosfera. La misión fue originalmente concebido como un "gap filler (Relleno de Brecha)".

Esta situación hace que el 01 de junio,  Proba-V tome la total responsabilidad en garantizar el conjunto de datos relacionados con la vegetación, se mantenga a disposición de los equipos científicos del medio ambiente, en todo el planeta.

Vista de la zona desértica del Mar de Aral desde el satélite. Crédito:ESA/VITO 28.05.2014

Uno de las principales acciones, será estudiar el retroceso del Mar de Aral en Asia Central, trabajo que en los últimos 16 años había sido efectuado por las cámaras que tomaban  datos en tiempo real de los satélites franceses Spot-4 y Spot-5, que seguían los cambios  de la vegetación en una base global.
Tomada el pasado 13 de mayo de 2014 la imagen en una resolución M 300 del Proba-V, muestra el terreno seco cubierto por  una blanca manta de Sal, la cual fue dejada por el retroceso del Sur del Mar de Aral, que en la actualidad se llama  Desierto Aral-Karakum, la vegetación que se aprecia en el sur, corresponde a terrenos cultivados e irrigada por el río Amu Darya.

El Mar de Aral, situado en la frontera  de Kazajstán y Uzbekistán, es un notable ejemplo del tipo de cambios que se obtienen mediante la observación efectuada por los satélites que han hecho su seguimiento.
Antiguamente fue un de los cuatro lagos más grandes del  planeta, con una superficie de 68.000 kilómetros cuadrados; sus aguas continentales, la cuarta mayor del mundo, han perdido alrededor del 90% de su volumen desde el año 1960, debido al sistema de riego impuesto en su momento por la Unión Soviética, que desvió los ríos que lo alimentaban a causa de un proyecto de riego que la ha reducido a menos del 10% de su tamaño original; hecho que ha sido calificado como uno de los mayores desastres medioambientales provocado por los seres humanos.

El Banco Mundial y Kazajstán han estado trabajando en conjunto para construir el dique Kok-Aral con el propósito de permitir estabilizar la parte norte del Mar de Aral.
En cuanto a la sección sur del Mar de Aral,  su deterioro es irreversible, se calcula que quedará seco al final de la presente década.

En el vídeo La Desaparición del Mar de Aral [enlace aquí], una breve reseña como muere  un mar.


El ser humano al provocar situaciones que determinan la desertificación de una zona que originalmente fue mar,  agrega el calentamiento global que afecta el planeta,  termina por agilizar los eventos, que según  investigaciones recientes, el clima llegaría a superar el incremento de los 2º Celsius, provocando un importante daño a todos los factores que inciden en nuestra civilización; Los alimentos, el agua, la salud, el deterioro del suelo, la seguridad nacional, la energía y la prosperidad del planeta. Todo se vera seriamente afectado aproximadamente en el año 2036 cuando se supere el crítico umbral del 2º C de calentamiento global y se llegue a los 3º C.
En nuestras manos está evitar los límites críticos; salvemos nuestro hogar – La Tierra.
Fuente: Wikipedia / ESA/ Spektrum.de  et al.

No hay comentarios: