domingo, 7 de diciembre de 2014

¿ES LA HIPERTENSIÓN DE LA BATA BLANCA UN PRESAGIO DE MAYOR RIESGO?

Los sistemas actuales de medición ambulatoria de la presión arterial, ofrecen una sencilla alternativa a la medición en la consulta, lo que facilita el diagnóstico diferencial. Crédito: Wikipedia
La Hipertensión de la Bata Blanca, se define al aumento transitorio de la presión arterial, que se produce en algunas personas cuando se están controlando en entornos sanitarios, por ejemplo: Hospital, Consultorio o Consultas Médicas, debido al involuntario estrés que esos entornos les provocan.
Su importancia se debe en que la medición de la presión sanguínea entrega valores anormalmente elevados, que no corresponden con las cifras de presión reales, lo que puede inducir a un falso diagnóstico de Hipertensión. 
Esta sobre-estimación fue descrita por primera vez en el año 1987 por el Dr. Scipione Riva-Rocci, médico internista italiano.

El aumento de las cifras tensionales corresponden también a un aumento en la frecuencia cardíaca, por estar ambos valores y su intensidad, relacionados con la aparición del personal sanitario, especialmente con el médico y algo menos intenso, con el personal de enfermería, he ahí la denominación como hipertensión de la bata blanca.

En la práctica clínica esta condición es común y requiere un trabajo apropiado de seguimiento para lograr una buena detección. Muchos estudios han examinado la relación entre la hipertensión de bata blanca y el riesgo cardiovascular, pero con marcada heterogeneidad en  las definiciones y la metodología aplicada. Por lo tanto, los resultados han sido inconsistentes y llevan a la confusión en la investigación científica y la práctica clínica.

Algunos, pero no todos, los estudios relevantes sugieren que la hipertensión de bata blanca se asocia con daño subclínico del órgano blanco, sin embargo, el diseño transversal de estos estudios y el hecho de que estos índices son sólo puntos finales,los sustitutos no permiten la elaboración de conclusiones definitivas. 
En los últimos años, los estudios longitudinales han examinado el significado del pronóstico de la hipertensión de bata blanca en términos de morbilidad y mortalidad cardiovascular. La mayoría de ellos indican que hipertensos de bata blanca en comparación con sujetos normotensos presentan un significativo aumento moderado en la mayoría de los casos y que no tenían riesgo.

Un meta análisis de los datos en brutos que estaban en la base de datos internacional sobre la presión arterial ambulatoria y los resultados cardiovasculares (IDACO) y la base de datos internacional sobre la presión arterial en el hogar en relación con los resultados cardiovasculares (IDHOCO), permitieron una acción separada en los sujetos no tratados, proporcionando una idea más clara sobre un modesto riesgo asociado a la hipertensión de Bata Blanca, en especial, en el largo plazo. 
La hipertensión de bata blanca se considera como un fenotipo intermedio entre normotensión e hipertensión asociada con un mayor riesgo de desarrollar hipertensión sostenida, y por lo tanto requiere el uso de medidas no farmacológicas regulares de seguimiento.

La alternativa actual que permite visualizar la presión de una persona durante un tiempo más prolongado, es el Test de Holter, el cual logra una mejor información, al monitorizar en forma ambulatoria un registro electrocardiográfico durante  24 horas, en una persona que esta en movimiento.
Lleva el nombre de Holter, por el biofísico norteamericano Norman Holter (1914-1983) que estableció las bases de la monitorización cardíaca en 1949.

El trabajo investigativo de Anastasios Kollias, Angeliki Ntineri y George S. Stergiou titulado "Is White-coat Hypertension a Harbinger of Increased Risk? Doi:10.1038/hr.2014.35 se encuentra en el volumen 37 de Hypertension Research 

Fuente: Hypertension Research / Wikipedia

 Leer más: "Significance of White.coat and Masked Hypertension in Chronic Kidney Disease and End-stage Renal Disease" DOI:10.1038/hr.2014.82 [Importancia de la Bata Blanca y la Hipertensión Enmascarada de la enfermedad crónica Renal en etapa terminal]

No hay comentarios: