viernes, 10 de julio de 2015

EL GATO UNA MASCOTA DE CUIDADO



Dentro de las mascotas hogareñas más comunes, después del perro (entrada del 02 de julio), está el gato doméstico – Felis Silvestris Catus –, el cual es una subespecie  de mamífero carnívoro, de la familia Felidae.

El gato convive con los seres humanos desde hace unos 9.500 años, período superior al estimado anteriormente que oscilaba entre los 3.500 y 8.000 años.

Como animal de compañía es una de las mascotas más populares. La asociación del gato con los humanos lo condujo a figurar en la mitología y leyendas de diferentes culturas incluyendo a la civilización egipcia, japonesa, china y escandinava. Es inteligente, ágil, amigable y afectuoso y domina a su dueño según sus deseos y necesidades. Muchas veces utiliza el hogar que le acoge como un centro de operaciones, donde tiene comida, cama y cariño, pero sale y regresa cuando quiere.

Pero quien  tiene como mascota a uno o más gatos, ¿sabe que la tenencia responsable de mascotas está directamente relacionada con la salud de los seres humanos?

El contacto con otros gatos, y como buen cazador, el contacto con ratas, pájaros, comidas en mal estado, etc., le hace peligroso ante la posibilidad de trasmitir muchas enfermedades a los seres humano, siendo una de las principales la sarna, la cual trasmite especialmente a los niños ante el contacto de caricias y de los lugares en que duerme, especialmente la cama de sus amos. El ácaro de los gatos  también afecta a las personas pero como estos no hallan en el cuerpo humano un medio apto para sobrevivir, no logran reproducirse.

Sarna en el pie y pierna de un niño provocada por un gato - credito: Notigatos

Los dueños de gatos tienen que poner atención a las exageradas demostraciones de cariño que le dispensan. Según un estudio publicado por el diario inglés Daily Mail, el contacto con un gato enfermo puede traer problemas serios a la salud humana; el periódico comenta que unas personas que besaron a sus gatos, que estaban enfermos y murieron, sufrieron enfermedades respiratorias relacionadas con bacterias que fueron encontradas en la boca de los felinos. 

El estudio publicado en la Revista Clinical Infectious Diseases destacó el peligro que representa el contacto físico con una persona. El médico Joseph Myers del Hospital Summa Akron City en Ohio, EE.UU., afirmó: “Sospecho que eso pasa con más frecuencia de lo que imaginamos”. 
La investigación científica confirmó que el cuadro clínico de  pacientes que habian sufrido heridas provocadas por sus gatos, estaba directamente relacionado con la bacteria Pasteurella Multocida trasmitida por mordidas y arañazos de estos felinos que causan infecciones cutáneas. Según el médico, un 80% de los gatos la poseen (los perros solo un 60%).

El sitio Toledo News Now informó que Janese Walters perdió la visión de su ojo izquierdo después de que uno de sus gatos lo lamiera: “Un día me desperté y no veía con ese ojo, pensé que tenía conjuntivitis” explicó la mujer. Pero la realidad era que uno de sus gatitos le había trasmitido una bacteria que le provocó una infección conocida simplemente como “Rasguño de Gato”, los especialistas que la trataron, confirmaron que el daño es irreversible.

La bacteria no pone en peligro la salud de los gatos, pero si la de cualquier humano que la contraiga, ya que puede inflamar los vasos sanguíneos oculares, crear problemas en el hígado o alojarse en la médula espinal y desarrollar una meningitis. Según el informe, entre otras infecciones trasmitidas a las personas luego de dormir con su gato (también con su perro), por besarlo o por recibir lametones, se encuentran el anquilosotoma, la tiña, los nemátodos, la enfermedad del Arañazo de Gato, las infecciones por estafilococos resistentes a los medicamentos, la toxoplasmosis, enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo Toxoplasma Gondii, un Parásito intracelular que se trasmite a través de diferentes vías de contagio; afectando mayormente al feto en las mujeres embarazadas y también a los niños, ancianos y personas con deficiencia inmunológica, provocando infecciones asintomáticas. El doctor Kris Brickman dice: “Básicamente pueden jugar con los gatos, pero después tienes que lavarte y desinfectarte las manos”.

En Chile, se han registrado prevalencias de un 13.3% en niños sanos y de un 10.3% en adultos con riesgo ocupacional (veterinarios  y técnicos veterinarios). El 90% de las personas contagiadas presenta síntomas localizadas con inflamación persistente en herida ocasionada por un gato, la cual provoca inflamación de los ganglios linfáticos cercanos a la herida. Este cuadro se puede prolongar máximo por 4 semanas; sin embargo, el 10% de los casos, presenta un compromiso general con fiebre persistente, dolor abdominal e incluso compromiso neurológico.

Los huevos y larvas de los parásitos de los gatos se pueden encontrar en los sofás, alfombras, las camas si se deja que el felino duerma o descanse en ellas, en la casa de la mascota si la tiene, y en particular, en la tierra.
Por lo tanto, es recomendable revisar el gato adulto y sus pequeños gatitos si tiene crías, cuando salgan al patio o regresen los felinos adultos de sus salidas a lugares más allá del hogar que los cobija, ver entre los dedos, detrás de los oídos, que son los lugares que con mayor frecuencia se esconden las garrapatas.

Los gatos también influyen en el equilibrio ecológico del planeta, ellos persiguen y muchas veces comen, a los pájaros y ratones; a su vez, los coyotes persiguen a los gatos, manteniendo el equilibrio desarrollado por la naturaleza; ha sido demostrado en un estudio realizado en el este de los Estados Unidos; el biólogo Roland Kays del Colegio de Recursos Naturales del Estado de Carolina del Norte comenta: “Los gatos callejeros se aprovechan cada año a un sin número de pequeños mamíferos y aves; pero nadie sabe donde estos felinos van a cazar”.

Cuidar a las mascotas, es una obligación, pero también hay que evaluar los eventuales peligros para la salud familiar si no se consideran las infecciones que pueden trasmitir.
Como todo ser viviente, las mascotas que se tengan en los hogares, necesitan cuidados intensos y periódicos, evitando especialmente  los cariñitos que podrían ser el inicio de problemas  de salud, especialmente en los niños que insisten en que su mascota duerma con ellos.

Bibliografía: Spektrum.de; NotiGatos; Taringa; Minuto Uno; Publimetro Mujer; El Blog de Gatos¸et al.

No hay comentarios: