miércoles, 4 de febrero de 2015

UN MISTERIO SIGUE SIENDO NUEVO VIRUS DE LA POLIO

 Imagen del D68 enterovirus que causa enfermedades respiratorias; presumiéndose que en algunos casos provoca parálisis en los niños. Crédito: Universidad de Purdue/Yue Liu & Michael G. Rossmann

Existe en los Estados Unidos una nueva preocupación relacionada con una enfermedad que ataca a los niños. El patógeno desconocido hasta hace poco,  pertenece a la familia del virus del resfriado y de la polio.

Desde agosto del año 2014, más de 100 niños  y adultos jóvenes han desarrollado una parálisis misteriosa. Muchos de ellos tuvieron fiebres antes de perder gradualmente la  fuerza en sus extremidades, a veces solo en un brazo o una pierna.
Los casos coincidieron con una epidemia más amplia de un patógeno respiratorio poco conocido y que está correlacionada con una importante epidemia adquirida mediante la respiración, del patógeno contagioso enterovirus D68 (EV-D68), el cual es el principal candidato para causar la parálisis, que algunos niños  lograron superar.
Sin embargo, los investigadores no han vinculado definitivamente los dos, ni han determinado la forma en que el virus podría causar síntomas en los niños. Un estudio publicado el 28 de enero en The Lancet del mes de enero   describe un grupo de casos en Denver, Colorado, fortaleciendo el vínculo, pero sin alcanzar a proporcionar una asociación al no haber una prueba definitiva. Es lo que se sabe sobre el virus y lo que los científicos están tratando de averiguar.

El virus pertenece a la familia de los enterovirus, incluyendo el virus de la polio y el agente causal relacionado con un ambiente frío.
A lo sumo, se asemeja a los rinovirus que causan enfermedades respiratorias. Aunque el EV-D68 fue aislado por primera vez en 1960, se mantuvo relativamente raro entre los virus que circulan por el mundo.

Desde agosto de 2014, ha cambiado: En los EE.UU., se registraron más de 1.000 casos de enfermedades respiratorias con su  apariencia, que se desarrolló en algunos casos muy en serio. En Francia también se han dado casos.
John Watson, epidemióloga de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, Georgia, ha identificado el virus: "Eso sería una primera", dijo el experto. El análisis de la secuencia del gen de virus que se produjo en St. Louis muestra que lo que circula en la cepa estadounidense EV-D68 tiene una particular y  estrecha  relación con una cepa que existía en Tailandia y que causó en el año 2011, un tipo de neumonía en tres niños.
Por sobre todo, existió una correlación temporal sorprendente: la parálisis siempre estuvo  junto a grandes brotes del EV-D68, Watson concluye que está examinando la relación para el equipo de los CDC-virus. 
Los investigadores encontraron EV-68D en las secreciones nasales de ocho de los 41 pacientes, y fueron capaces de demostrar que eran probados síntomas de parálisis; así mismo, se encontraron otras nueve personas también vinculadas con el virus.
El estudio The Lancet ha reforzado las sospechas,  especialmente debido a lo descrito por un equipo dirigido por Samuel Domínguez del Hospital de Niños de Colorado en Aurora, que detecto el incremento de casos de parálisis entre agosto y octubre de 2014. Ocho de once niños tuvieron enterovirus en las secreciones nasales, de los cuales 5 fueron EV-D68; además, los exámenes de resonancia magnética descubrieron extrañas lesiones en el tejido nervioso del tronco del encéfalo y la medula espinal, que de hecho, es un rasgo característico de la polio y otros enterovirus. No se ha logrado por ninguno de los dos equipos médicos, u otros profesionales, detectar si el patógeno se detecto en el fluido cerebral.
¿Cómo se puede confirmar un posible vínculo con él?
Es concebible que el EV-D68 u otro enterovirus desencadena una respuesta del sistema inmune, que causa daño colateral al tejido nervioso. Los investigadores de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center en Dallas, quieren examinar la sangre de los niños con parálisis a fin de detectar posibles sustancias nocivas en el mismo
Prueba de ello informa el "New York Times" que en este laboratorio - crecieron neuronas motoras.
Un equipo de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland quiere comparar los genomas de los grupos de interés con los de sus hermanos para detectar alguna pista, en lo posible, que se debe a una causa genética. Pero sigue siendo posible que la asociación del EV-D68 y la enfermedad paralítica sea sólo coincidencia.

¿Se puede tratar la infección  del EV.D68?
Una terapia reconocida generalmente para enterovirus no existe. La sustancia - Plecoranil  - impide la replicación de los rinovirus en las células humanas. Pero su desarrollo había sido detenido después de los primeros ensayos clínicos, en los que se había demostrado que también interrumpe los procesos hormonales anticonceptivos continuos iniciados. 
Si bien esto no sería un problema si el medicamento se utiliza en niños, dice el virólogo Michael Rossmann lider de un equipo de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana - pero probablemente las empresas farmacéuticas no estén  interesadas en el desarrollo, debido que el pequeño numero de casos no la hace rentable.
El trabajo investigativo se encuentra en la Revista NATURE, bajo el título “Mystery Childhood Paralysis Stumps Researchers”

Fuente: Spektrum de / Nature

No hay comentarios: