sábado, 21 de diciembre de 2013

NUEVA FUENTE DE PROTEÍNAS, LOS INSECTOS


Son verdaderas bombas de energía, tiene una serie de cualidades positivas, podrían tener en el futuro una gran preponderancia en la alimentación humana 
Crédito © fotolia / Friedberg

La población mundial supera los 7.100 millones de habitantes,  y cada año incrementará porcentajes que podrían significar una población que superará nuestra imaginación  a fines del presente siglo XXI.

¿La Tierra podrá alimentarnos?
Ante esta pregunta, es posible que ya estemos en los inicios de un problema alimenticio naciente. Es así como se detecta que el suministro de proteína se ha transformado en un problema que nos podrá afectar en el corto plazo.
La población mundial  demanda alimentos, según cálculos de las Naciones Unidas, la sola producción de trigo debe ser aumentada en un 60% de aquí al año 2050.

El consumo de carne  y pescado cada día es mayor, en especial, en los países en desarrollo constante, pero los animales también tienen que comer, y para lograrlo deben ingerir proteínas que por el momento se centraliza en la soya y harina de pescado.
Tan grande es en la actualidad el hambre de carne, que la producción mundial de soja de 210 millones de toneladas, un 85% termina en concentrados y 20 millones de toneladas de peces termina como harina de pescado concentrada, la cual va direccionada  a la alimentación de aves y cerdos destinados a la alimentación humana.
Otros problemas que se deben agregar, es la disminución de las áreas de terrenos fértiles debido al cambio climático y a la urbanización progresivamente sostenida, ante la expansión de las ciudades y a la sobre explotación de los mares. Las consecuencias de los últimos años ha sido el incremento de los precios del trigo, la soja y de la harina de pescado.

Y es en este contexto, cuando aparece la cría de insectos como una brillante solución, por cuanto estos pequeños seres,  no solo son proteínas valiosas sino que en muchos casos, se alimentan de los residuos, un recurso prácticamente infinito si consideramos que sólo en la Unión Europea, se tiran 90 millones de toneladas de alimentos.

En la actualidad, la Agencia de Investigaciones de Alimentos FERA de Inglaterra liderado por Elaine Fitches, coordina el Proyecto INSECTO que es promovido por la Unión Europea, la cual aportó para este proyecto tres millones de euros. 
Fitches dice: “Queremos demostrar que las proteínas obtenidas de insectos, son una fuente de alimento segura, sostenible y económica; estas proteínas, a partir de las larvas de moscas,  son de una calidad mucho mejor que la soja y es comparable a las de los peces”.
Elaine y sus colegas investigan, entre otras cosas, la producción masiva automatizada de insectos, ella comenta: “Para criar insectos, parece sonar simple, pero para hacerlo económicamente en escala industrial, todavía se necesita un poco de trabajo”.

Los investigadores están perfeccionando factores tales como la temperatura, la luz, la humedad y en especial, la textura de los alimentos.
¿Cómo deben estar compuestos los residuos?  ¿Qué humedad deben tener? ¿Cómo se superponen? Y así sucesivamente.
Los riesgos potenciales  de la producción de proteínas que esta examinando  el equipo de Fitches, es la eventual contaminación con productos químicos o gérmenes.

En el Instituto de Investigaciones para la Agricultura Orgánica en Suiza, el grupo que lidera Andreas Stamer ya ha logrado tener práctica en este aspecto; ellos Investigaron en un proyecto de tres años hasta que punto la comida derivada de gusanos, puede complementar la harina de pescado convencional en la cría de truchas. El resultado obtenido fue: Hasta el 50% de la harina de pescado se pudo sustituir por los de gusanos, las truchas crecieron bien como lo hacían  habitualmente al consumir el anterior alimento. Por consiguiente, se espera que en 2014 una planta piloto pueda producir entre 1.000 a 3.000 toneladas/año de este nuevo tipo de harina.

Sin embargo, en Europa y Suiza todavía está prohibido alimentar mediante harina de insectos a los vertebrados, anteriormente las proteínas provenientes de insectos solo se podían utilizar en piensos. Los expertos  anticipan que en 2014 se aprobará este nuevo tipo de harina como alimento para  animales; al mismo tiempo, se tiene que especificar los requisitos que deben cumplir los residuos orgánicos que alimentarán a los insectos.

En la actualidad hay empresas que están desarrollando alternativas entre los insectos, en Vancouver se encuentra Enterra, que  desarrolla pruebas en la reproducción de mosquitos automatizando la cría de moscas.
En Sudáfrica, la compañía Agriprotein, ha estado trabajando en la optimización de la cría de moscas y moscardones, por cuanto comen mejor la sangre, frutas y verduras. Con la colaboración de la Universidad de Stellenbosch, la empresa sudafricana ha realizado variaos estudios comparativo de proteínas.

Como se puede apreciar, el futuro de la alimentación humana podría paulatinamente ir dependiendo  de los insectos, los cuales proporcionarían, como harina, el alimento básico para los animales, aves y peces que los seres humanos consumirán como alimento cotidiano.

¿Porque hemos llegado a esta opción? Creo que no hemos sido lo suficientemente responsables para entender que lo que se siembra, tendremos que cosecharlo. Hemos tratado mal a nuestro planeta, seguimos sin comprender que el cambio climático ha comenzado, que seguimos  aniquilando los  bosques y selvas, cada día ensuciamos más los océanos; si queremos vivir debemos cuidar el único hogar que hoy tenemos: La Tierra.
Fuente: Spektrum.de / Wageningen ur 



No hay comentarios: