viernes, 11 de enero de 2013

FACTORES X - RIESGOS GLOBALES 2013


Crédito de la imagen: Revista Nature 10.enero.2013

Durante la presente semana, el Foro Económico Mundial publicó su informe de Riesgos Globales 2013 (Ver entrada del 09.enero.2013 Riesgos Globales 2013), incluyendo una sección de “Factores X”, de baja probabilidad pero si de alto impacto, principalmente riesgos resultantes de la actividad humana, que son realmente preocupaciones emergentes con consecuencias desconocidas.
Pero el mundo natural, también mantiene amenazas impredecibles. El registro geológico del planeta muestra las evidencias de excepcionales monstruosos desastres, que van desde los impactos de asteroides, violentas erupciones de súper volcanes a estallidos de rayos, demostrando que la naturaleza ha provocado eventos que rompen la vida en la Tierra.
La revista Nature, ha presentado un artículo escrito por Nicolás Jones, que tituló Planetary disasters: It could happen one night” (Desastres Planetarios: Te puede pasar esta noche), que retoma las catástrofes del pasado pero que ellas pueden volver en cualquier momento y que recuerda que en los últimos 40.000 años han ocurrido al menos diez mega-tsunamis con olas de hasta 100 metros de altura. Así lo afirma el informa de Nature para el Foro Económico Mundial 2013 y que llaman “X Factors” (Factores X). La incógnita es que puede suceder mañana o dentro de los próximos 10.000 años.
Catástrofe volcánica: Nuestro planeta esta viviendo en medio del resurgimiento de la actividad súper volcánica; según investigaciones, en los último 13,5 millones de años han sucedido a no menos 19 erupciones gigantes arrojando cada una más de 1.000 kilómetros cúbicos de roca, suficiente cantidad para cubrir un continente en unos pocos centímetros y empujar al planeta a un invierno nuclear.
Peligro por hongo: Los hongos son los mayores asesinos del planeta, de todos los patógenos investigados, los hongos han causado  más de un 70% de las extinciones registradas a nivel mundial y regional; y ahora amenazan a los anfibios, los murciélagos y las abejas. A nivel vegetal, el tizón de la papa sigue siendo una amenaza. 13 A2, una cepa muy agresiva de P.Infestans esta en la actualidad muy extendida en Europa y Africa del Norte. Otros cultivos básicos más importantes se enfrentan a amenazas similares, como el estudio sobre el añublo del arroz (Magnaporthe Oryzae, carbón del maíz (Ustilago Maydis), roya de la soya (Phakopsora Pachyrhiz), y otras.
La moderna agricultura exacerba la vulnerabilidad de las sociedades, alentando a los agricultores a plantar las mismas cepas de cultivos de alto rendimiento, limitando la variadad de genes resistentes entre las plantas.
De los millones  de especies de hongos en el mundo, los investigadores solo han identificado unos 100.000; informes de los nuevos tipos de infecciones por hongos en plantas y animales han aumentado casi 10 veces desde el año 1999. Existe la sugerente que el cambio climático podría ser un culpable.
El peligro del agua: Ocho mil años atrás, los sedimentos que cubren un área submarina del tamaño de Escocia se deslizó de sus amarras en la costa oeste de Noruega y corrió a lo largo del fondo del mar. La diapositiva Storegga provocó un tsunami que corrió 20 metros como mínimo hasta las cercanas islas de Shetland, y probablemente acabó con algunas tribus de la costa, ya que castigó las costas por el norte de Europa. La cicatriz que queda en el fondo del océano se extiende casi 300 kilómetros. "Es absolutamente enorme, y no voy a usar la palabra  enorme a la ligera", dice Peter Talling, un sedimentólogo en la Universidad de Southampton, Reino Unido, quien lidera un proyecto para evaluar el riesgo país. En 1998, un relativo pequeño terremoto (magnitud-7) provocó un deslizamiento submarino que puso en marcha un tsunami de 15 metros de altura, en Papua Nueva Guinea, matando a 2.200 personas.
Peligro desde arriba: Los cielos se almacenan una gran cantidad de amenazas. El sol de vez en cuando lanza descomunales erupciones solares (CME), que las redes eléctricas al fallar generó intensas corrientes en los cables. La mega tormenta solar más reciente, en 1859, provocó incendios en oficinas de telégrafos, hoy, una tormenta de tamaño similar puede quemar a los satélites y las redes de energía, apagándolas durante meses o más. Eso podría causar miles de millones de dólares en daños económicos.
Una llamarada solar unas 20 veces más grande que podría haber afectado a la Tierra en el año 774, según Adrian Melott, cosmólogo de la Universidad de Kansas en Lawrence, y Brian Thomas, un astrofísico de la Universidad de Washburn en Topeka, Kansas. "Eso no es un evento de extinción", dice Melott, "pero para la civilización tecnológica, podría matar a cientos de millones de personas y nos remonta a 150 años". Afortunadamente, hay maneras de mitigar este escenario, en el peor de los casos, si se producen, los ingenieros pueden proteger la red con mecanismos de seguridad o apagándolos si la ráfaga entrante afectará directamente el sector. En la escala de magnitud de desastres un gran cometa o asteroide sería el siguiente peligro. Hace unos sesenta y cinco millones de años, un asteroide de 10 kilómetros de ancho y provocó la extinción masiva del Cretácico final. Un objeto de menor tamaño, se cree que sería capaz de causar extinciones a una escala más pequeña en el planeta, estimándose una vez o dos veces cada millón de años. Los astrónomos están trabajando duro en el seguimiento de asteroides  vecinos de la Tierra, y los científicos están investigando la manera de desviar las verdaderas amenazas que podrían materializarse.
Fuente: Revista Nature 493 154-156 10.enero.2013
Leer texto completo:
Leer informe del Foro


No hay comentarios: