domingo, 22 de febrero de 2015

FRUCTOSA Y AZÚCAR - ¿UNA DULCE AMENAZA?


Imagen: La fructosa se metaboliza en el hígado, produciendo resistencia a la insulina, baja tolerancia a la glucosa, aumento de los  niveles de insulina, triglicéridos altos e hipertensión. Crédito:Esto no es comida.com  

 En un trabajo de colaboración publicado en la Revista Salud UC de enero-febrero 2015, del Dr. Jaime Rozowski, profesor asociado de la Facultad de Medicina UC y Director de la Unidad de Intervención Nutricional de la Pontificia Universidad Católica de Chile, expone que el azúcar, como muchos piensan, consumirla esta asociado al sobrepeso; sin embargo, la evidencia científica no ha confirma dicha conexión.

Lo que si esta demostrado es que el consumo excesivo de calorías con respecto al gasto energético, es un factor desencadenante de la obesidad. ¿La solución? Tener una ingesta moderada de azúcar, pero no su eliminación de la dieta.

El azúcar es uno de los ingredientes que, junto con otros hidratos de carbono, aportan energía a nuestro cuerpo, ayudan a mantener despierto el cerebro y a trabajar con mayor concentración, Durante la infancia, su consumo – siempre mesurado – es muy importante,  porque juega un fundamental papel en el desarrollo de los tejidos. Su ingesta es vital, ya que permite reponer los depósitos de glucógeno (polisacáridos de reserva energética) y de músculos en el hígado, a los que fortalece a su vez.
Por ellos, la clave no está en sacarla de la dieta. “Hay que consumirla en forma moderada”, afirma el doctor Jaime Rozowski, quien no comparte la idea de que sea una amenaza para la salud, principalmente por la obesidad; “Se sabe que ningún alimento por si mismo es responsable del incremento de peso, son otros los factores que lo causan, como (es) la falta de actividad física, la sobrealimentación, las formas de preparación y el desbalance entre los ingredientes, además, de las características genéticas del individuo”.

El especialista explica que durante el crecimiento, el azúcar contribuye a aportar la energía necesaria para el desarrollo físico y mental, lo que aumenta la resistencia en las actividades que requieren un esfuerzo físico mayor. Además, el azúcar es el principal proveedor de energía para el sistema nervioso, lo que evita que sufra alteraciones.
“Uno nace con un gusto innato por el azúcar, que muchas veces se relaciona con un premio (“si no te comes la comida, no te doy postre”). “El dulce es el primer sabor que probamos al nacer, ya que está presente en la leche materna. Instintivamente lo asociamos con la madre y es el primer nutriente que entra en nuestro cuerpo” dice. “Su carencia aumenta el apetito y la ansiedad, algo que es evidente en las dietas estrictas. Recurrir a una dosis diaria de glucosa, ojalá en frutas, permitirá que cada vez vayamos regulando mejor estos incontrolables deseos de comer. Por otro lado, el azúcar sirve a la sangre, al hígado y a las neuronas. Tiene muchos frentes que cubrir para la correcta circulación sanguínea y el funcionamiento del cuerpo, así que no podemos privarnos de una dosis moderada diaria. Por ello es recomendable consumir hasta 4 cucharaditas al día”, afirma el especialista.

La privación de azúcar debe realizarse solo si existen enfermedades que lo ameriten, como la diabetes y la obesidad. En el resto de los escenarios, su consumo mesurado jamás será malo.

NO A LA FRUCTOSA
El Doctor Rozowski aconseja evitar el consuno de fructosa, debido a que diferentes estudios han demostrado sus efectos perjudiciales para la salud. “Uno de los factores es que se metaboliza en el hígado, y eso favorece la resistencia a la insulina, la obesidad y el aumento del colesterol. Otro aspecto es la fructosa incrementa el apetito ya que disminuye nuestro niveles de insulina y leptina, La persona se siente menos satisfecha y come más. Su consumo habitual también se ha relacionado con el aumento de los triglicéridos, El proceso  de metabolización de la fructosa puede favorecer la producción de ácido úrico y , con ello, la gota (una de las formas más dolorosa de artritis)”.

“Diversos estudios muestran que un alto consumo de bebidas azucaradas produce una ganancia de peso en los niños y adultos. Chile es uno de los cinco más grandes consumidores per cápita de bebidas gaseosas del mundo, por lo que se recomienda beber agua y excepcionalmente refrescos sin azúcar”.
Fuente: Revista Salud UC Enero-Febrero 2015
Leer más



No hay comentarios: