viernes, 14 de marzo de 2014

¿ES POSIBLE QUE ANALGÉSICOS CONVENCIONALES PUEDAN SUSTITUIR A LOS ANTIBIÓTICOS?


Imagen: Estructura cristalina de la unión de un fármaco anti-inflamatorio no esteroide [AINES] con la β-subunidad de la Polimerasa III de la Escherichia coli. Crédito:  Aaron Oakley, UOW

Fármacos Anti-inflamatorios no esteroides (AINES) parecieran tener efectos antibióticos, es la conclusión que han llegado, después de estudiar la lucha contra la resistencia de múltiples fármacos, Aaron Oakley de la Universidad de Wollngong y sus colegas.  Ellos examinaron los fármacos convencionales que ayudan contra el dolor, la fiebre y la inflamación; por cuanto se sospechaba que los fármacos antiinflamatorios (no esteroides) conocidos, también podrían matar las bacterias.

El término antiinflamatorio se aplica al medicamento o procedimiento médico usado para prevenir o disminuir la inflamación de los tejidos. Por su mecanismo  de acción se pueden agrupar en inhibidores no selectivos de la ciclooxigenasa e inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2, es decir, según su acción frente a la síntesis de prostaglandinas y tromboxanos.
El AINE prototipo es el acido acetilsalicílico, más conocido por su nombre comercial de Aspirina, que químicamente es parte de los salicilatos y su mecanismo de acción es inhibir la actividad ciclooxigenasa de la PG sintetasa al acetilar irreversiblemente un residuo de serina. Aparte de ser antiinflamatorio, analgésico y antipirético,  tiene efectos antiagregantes plaquetarios antitrombótico, por lo cual es utilizado en la profilaxis del infarto de miocardio.

Los investigadores descubrieron que algunos de estos AINES son capaces de adherirse a una proteína bacteriana, que es el instrumento que permite ayudar a replicar el ADN del patógeno y su reparación. Específicamente se trata de la β-subunidad de la Polimerasa III del Escherichia coli. Si el funcionamiento de  esta proteína esta impedida específicamente por los AINES, ya no es posible que las bacterias se multipliquen.
Esta proteína es considerada evolutivamente antigua, y por lo tanto, probablemente muchas, si no todas, las bacterias serían vulnerables a los AINES.
El descubrimiento del equipo de investigación Australiano, podría ser utilizado para desarrollar nuevas estrategias que permitan combatir las cepas multi resistentes de bacterias; sin embargo, los científicos no creen que las preparaciones de los analgésicos tradicionales se puedan utilizar para éste propósito por cuanto la acción antibacteriana es más bien baja. Ellos prefieren proponer ocupar el mecanismo de acción de los AINES, en el desarrollo de nuevos fármacos.
Fuente: Spektrum.de (Sophia Guttenberger-Bióloga) / Wikipedia /

[Spektrum.de traducción libre del alemán]

No hay comentarios: